jueves, 1 de septiembre de 2016

Bizcocho de helado de vainilla y caramelo

Septiembre.

Lo digo en voz alta y sonrío. Me gusta este mes desde su nombre hasta sus días. Más cortos, menos asfixiantes... Me gusta la vuelta a la rutina, soy un animal de costumbres, de horarios. Quizá un poquito maniática, quizá demasiado cuadriculada, tal vez excesivamente organizada. Por eso me gusta este mes que marca el final del verano y el caos que supone en nuestras vidas y da el pistoletazo al otoño, a sus colores, su calma y sus horarios.

Siempre me gustó la vuelta al colegio, y siempre me gustó llamarla así aunque estuviera ya en la universidad. Hoy vuelvo a vivir la "vuelta al cole" tras doce años ¡que se dice pronto! aunque hoy ya no soy alumna sino madre de alumna ¡y estoy tan nerviosa como el primer día!

Hoy empieza oficialmente el curso en la guardería de Lara y aunque ella hoy no va a ir yo sí que tengo que asistir a la reunión de padres ¡Reunión de padres de alumnos! ¡qué raro me suena! y es que yo aún asocio ese término a mis padres y por ende yo soy la alumna. Me va a costar asimilar que ahora la madre soy yo ¡y eso que Lara tiene ya seis meses y dos semanas! ¡y que dice mamá desde hace un tiempo! que podía ya ir haciéndome a la idea.

Imposible no sentir esas mariposillas en el estómago y las mil y una preguntas que revolotean en mi cabeza desde hace varios días ¿le gustará el centro? ¿se adaptará a las cuidadoras y compañeros? ¿llorará cuando no vea a sus padres o abuelos? ¿querrá comer o se negará en redondo? Sé que hemos elegido un centro estupendo, que lleva abierto más de 25 años, con cuidadoras entregadas a su trabajo y del que todos los padres hablan maravillas y repiten cuando tienen más hijos. Que te den plaza es bastante complicado, hemos tenido mucha suerte y sé que Lara estará bien. Tenía muy claro desde que estaba embarazada que tenía que ir a la guardería en septiembre ¡y sin embargo en los últimos días no he podido evitar sentirme inquieta!

Llevo ya dos meses trabajando y se queda con mis padres. Tengo la suerte de tenerlos a los dos recién jubilados y con muchas ganas de nieta, que es plenamente feliz con ellos. Sin embargo este cargo no puede ser a diario para ellos porque en verano tengo jornada intensiva y a las tres la recogemos, pero en invierno pasaré a mi jornada partida y son muchas horas con la niña. Y aún teniendo plaza en la guardería la recogerán y la tendrán un ratito por la tarde hasta que salga mi marido y se la lleve a casa.

Espero que igual que se adaptó a estar con ellos tras estar cuatro meses y medio siempre conmigo se adapte ahora al centro. Lo cierto es que mi peque no suele extrañar a nadie y cruzo los dedos para que pasemos bien el periodo de adaptación y no suponga un trauma para ella y para nosotros los primeros meses en la guardería ¡os iré contando si soy de las madres que llora al dejarla allí! aunque tal y como es Lara seguro que se queda feliz.
Para estrenar este mes que tanto me gusta y celebrar el inicio del curso he elegido este bizcocho de helado ¡que es una maravilla!

Ahora que el verano toca a su fin seguro que por ahí os queda alguna barqueta (casera o industrial) a la que queréis dar salida para hacer un huequecito en el congelador. No sé el vuestro, pero el mío está siempre hasta arriba, más este verano que he tenido además que andar congelando leche materna para preparar los cereales de Lara en mi ausencia, así que intento mantener las cosas justas congeladas.
Esta receta la tengo desde hace... ¡ni me acuerdo de tiempo! pero nunca llegaba su momento porque nos zampábamos todo el helado que llegaba a casa (mi experiencia preparando helado casero fue demasiado frustrante el verano pasado y el trauma aún no se me ha pasado como para volver a intentarlo este) pero este año encontré una oferta muy buena en el supermercado y aunque no me cabían las barquetas en el congelador me acordé de este bizcocho y lo compré ex profeso para preparar esta receta.

¿Resultado? ¡¿por qué habré esperado tanto para hacerlo?!

Analizándolo objetivamente es una receta sencilla, necesita de pocos ingredientes y se prepara en un abrir y cerrar de ojos. Además puede ser considerada una receta de aprovechamiento ya que sirve para dar salida al helado que pueda quedar en el congelador al final del verano.

El análisis subjetivo empieza en cuanto del horno brota un delicioso olorcillo que hace que te pegues a su puerta aún cuando hay más de treinta grados en la calle y esperas con ansiedad el momento de hincarle el diente. Ese precisamente es el instante en el que la receta te atrapa por completo ya que descubres una masa delicada, ligera, esponjosa, suave, muy aromática y absolutamente deliciosa.
Supongo que depende mucho del helado que compres y del sabor que elijas. Yo estoy encantada con este helado y quiero probar con otros sabores que también me gustan aunque no se puede abusar y hacer este bizcocho semana sí y semana también que light, lo que se dice light no es, pero por una vez ¡tampoco pasa nada!

Y si tienes helado casero ¡tiene que ser la bomba!

No dejes de hacerla. Aprovecha esa barqueta que tienes rodando en el congelador desde junio. Compra una barqueta que te encuentres en oferta o prepara un delicioso helado casero. ¡Pero no te pierdas este bizcocho! Te va a ¡¡¡EN CAN TAR!!! Sí, como lo lees, en letras mayúsculas y con muchas exclamaciones ¡te doy mi palabra!
Y como sé que ya te he convencido ¡vamos con la receta!

Ingredientes:

* Una barqueta de helado de unos 500 gramos (la mía era de 460 gramos)
* 180 gramos de harina
* 1 sobre de levadura
* 1 pellizco de sal
* Escamas de chocolate blanco para decorar.

Elaboración:

1. Sacamos la barqueta de helado de congelador y lo ponemos en el frigorífico para que se derrita. No hace falta que esté completamente líquido, será suficiente con que esté blando como para poderlo trabajar con facilidad con unas varillas manuales. 

2. Una vez descongelado ponemos el helado en un bol, añadimos la harina, la levadura y la sal y mezclamos con unas varillas manuales.

3. Untamos con mantequilla nuestro molde o lo forramos con papel de hornear y vertemos la masa. Alisamos con ayuda de una espátula y cubrimos de escamas de chocolate. Yo he usado blanco, pero es demasiado delicado para ir al horno y se dora, aunque da un sabor estupendo y combina muy bien con el helado que he usado así que no me importa que se dore. Podéis poner escamas de chocolate negro o con leche si lo preferís, o un combinado.

4. Introducimos en el horno precalentado a 180º C y horneamos durante 30 minutos. Abrimos y cubrimos con un papel de aluminio para que no se queme la superficie y bajamos la temperatura del horno a 160º C para que se acabe de hacer, lo que serán unos 15 minutos más. Comprobamos siempre pinchando en el centro con una brocheta de madera.

5. Dejamos templar unos minutos en el horno con la puerta entreabierta, sacamos y dejamos enfriar casi por completo antes de desmoldar ya que el bizcocho es muy frágil y se puede romper con facilidad.
Como véis es muy sencillo de preparar y el sabor y la textura son absolutamente deliciosos.
Se conserva muy bien en la nevera envuelto en film transparente. Imprescindible conservarlo bien con este calor que los alimentos fuera del frigorífico se ponen malos en cuestión de horas (os lo aseguro que lo he vivido en plenas carnes y no daba crédito, así que ya no se queda nada fuera del frigo en casa mientras no termine el verano)
Espero que os animéis con él y me contéis. Me despido hasta la próxima semana y os iré contando qué tal los primeros días de Lara en la guarde. Seguro que los llevamos peor los padres y los abuelos que ella.
Manos a la masa y ¡bon appétit!

43 comentarios:

  1. bueno bueno que receta más sencilla, lo único es que en mi casa, que sobre helado, es misión imposible jajajaja, pero no descarto hacer como tú, comprarlo sólo para probar este bizcocho.
    En cuanto a lo que nos cuentas, me pasa como a ti, septiembre me gusta, porque me gusta la rutina, me gusta que todo vuelva a estar en su sitio.
    Y lo del primer día de cole, me pilla un poco lejano jajaja, pero si, se sienten muchos nervios, y más si la tienes que dejar tan pequeñita.
    Aunque por otra parte por ese motivo, seguro que se adapta mejor!!
    En nada de tiempo vas a encontrarte que tienes una mujercita!!
    besos!

    ResponderEliminar
  2. Con lo bien que nos presentas tus recetas es imposible resistirse a probarlas, además tengo que decirte que siempre tienes razón... riquísimo todo lo que publicas! Me gusta mucho la forma que tienes de aprovechar esos "restos" de temporada, nos dejas ideas buenísimas, y la de hoy no es menos, aunque he oído que por el centro viene más calor, así que esperaré un poco con el helado que aún nos queda, por si acaso! Te ha quedado de lujo Cuca!
    Disfruta mucho de la incorporación al cole, espero que Lara se adapte fenomenal, ya nos contarás!
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  3. ¡Buenos días, Cuca! Esas "mariposillas" en el estómago que sientes por dejar a Lara en la guardería son completamente normales... Pero al final los pequeños de la casa son los que más nos sorprenden, pues si hay alguien capaz de adaptarse a los cambios son ellos (eso sí, yo lo viví con mi hermana y una o dos semanitas de lloros al dejarla en el cole no te las quita nadie). ¡Y qué haríamos sin los abuelos! jejeje

    Respecto a tu receta, siempre te digo que parece deliciosa porque siempre es verdad. Y esta vez me has acertado de lleno, porque la vainilla y el caramelo son dos de mis debilidades jejeje

    Un besazo y feliz jueves,
    Le Style et Moi

    ResponderEliminar
  4. Madre mía Cuca!!!!!!!!! bizcocho de helado!!!!!!!!! pues justamente tengo media tarrina en el conge!!!!!!!!! allá que voy esta misma tarde a ponerme con tu receta, me ha parecido lo mas.

    Veras como a Lara la va genial en la guarde, se lo pasan bomba y les viene genial para socializarse.

    Yo, como tú, estoy encantada con la rutina, así que feliz también!!!!!!

    Besos

    ResponderEliminar
  5. No se me ha ocurrido nunca hacer un bizcocho de helado, me parece muy original y el resultado seguro que es estupendo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Hola Cuca, ay como te entiendo, yo también he pasado por eso, pero yo metí a mi hija muchos mas tarde en la guarde, porque la abuela decia que se la quedaba ella, ya que mi madre por trabajo no se la podía quedar. La tuvo hasta casi los dos años, luego la metí en la guardería porque yo tenía que estudiar por las tardes, y desde las 7,3 hasta las 7 de la tarde era muchas horas para la abuela, lo que sento muy bien que la metiera en la guarde, pero no había mas remedio.
    Seguro que Lara se hace pronto a la guarde y como tu dices va a estar muy bien atendida y si teneis buenas referencias eso es muy bueno. Aaaah y ese bizcocho hay que probarlo, pero antes comprare helado porque han arrasado estos días de calor con el que tenía.

    ResponderEliminar
  7. ¡Buenos días Cuca!
    Qué motivada se te ve por todos los nuevos acontecimientos que se te vienen encima, te noto más nerviosa a tí de lo que seguro estará Lara cuando llegue su primer día de guardería. Después de haber estado ya "solita" con tus padres, no creo que te forme la marimorena cuando os toque separaros. Desde mi experiencia con mis dos hijos, tanto el niño como mi hija menor, estuvieron encantados desde casi el primer instante en que los dejamos en "clase" y ya, al segundo día, casi no nos echaban de menos. Si el centro tiene ya esa profesionalidad asentada, seguro que las cuidadoras tendran mucha maña con Lara y sus nuevos compañeros y enseguida se hará al nuevo entorno.
    Y ahora, centrándonos en la receta de hoy, digo yo, que menuda maravilla tan rica y original nos regalas, nunca se me hubiese ocurrido este uso para el helado, pero por lo fácil que es de elaborar y viendo el resultado, habrá que probar el "experimento", porque se ve delicioso.
    Mil besos y saludos para toda la familia.

    ResponderEliminar
  8. que receta más original. no se me hubiera ocurrido hacer un bizcocho con helado.
    besos

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Hola Cuca! Nunca hubiese imaginado que se podía hacer un bizcocho con helado! Esto hay que probarlo. Es normal que te sientas inquieta por dejar a Lara en la "guarde", cuesta más a las madres o padres adaptarse que a ellos que son tan chiquititos, verás que vas a estar encantada y ella feliz con tanto niño para jugar. Besos

    ResponderEliminar
  11. Holaaaaaaaaaaaas de nuevo ya estoy por aqui despues de mis largas vacaciones blogueriles.
    Madre mia como pasa el tiempo que mayor esta ya la peque ,el tiempo pasa volando seguro que se adaptara perfectamente en la guarderia despues de estar con tus padres ,comparto contigo la forma de pensar de que son muchas horas para que tengan a nuestros hijos los nietos son para disfrutar un rato.
    Seguro que el bizcocho estaria de rexupete a las fotos e ingredientes me remito para no variar me marcho toda babada.
    Bicos mil para los tres wapisimaa.

    ResponderEliminar
  12. Me han hablado de este bizcocho pero yo nunca lo había visto ni probado y ahora que veo el tuyo me apetece. Me animo a hacerlo? Si me animo que se ve muy rico. Olé Lara!!! Ya a la guardería...en dos días al cole como pasa el tiempo. Bss.

    ResponderEliminar
  13. Prefiero que bajen un poco las temperaturas así que septiembre también me gusta pero la vuelta al cole me gustaba la primera semana jaja luego no tanto jajaja, es normal que estés inquieta pero como bien dices dejas a Lara en un sitio donde sabes que estará bien antendida y cuidada, ya nos dirás como lo lleva pero al igual lloras tu antes que ella jaja quie sabe, eso si cuando te vea por la tarde la cara de felicidad que pondrá será maravillosa, el bizcocho me parece super original de helado, debo probar, se ve genial,besos

    ResponderEliminar
  14. Cuca el cambio de chip de alumna a madre es comprensible, yo sigo sintiéndome alumna, y en lo cuadriculadas y organizadas, pues que se le va a hacer, el orden y el otoño son mucho mejores, siempre me le escapo al verano infernal de acá que ya casi llega, pero por ahora a seguir disfrutando del horno con o sin calor. Sé que todo va a salir muy bien con Lara, según dices es una bebita que como la madre será muy independiente y fuerte ^_^
    En cuanto a este postre, bizcocho con helado me dejas plop!!!! O_O no conocía una receta similar con helado, que luego se convirtiera en bizcocho. Se ve deliciosa!, yo hace poco tenía uno que había hecho y acá no somos muy de helado, no sabía que hacer y lo convertí en gelatina, pero esta idea tuya, me suena mucho más. La tendré en cuenta.

    un beso, y estaré atenta a tus delicias, besos para Lara ^_^

    ResponderEliminar
  15. Hola preciosa. Mira que pasa el tiempo rápido y ya estás en la etapa de dejar a tu bebé en la guardería. Es duro, pero todo se pasa y si toca llorar, se llora, porque lo más importante es que Lara esté bien y por lo que dices, ese centro es genial. Seguro, que entre adaptación y costipadillos, se quedará mucho con tus padres que están ansiando mimarla mucho. Otro reto para ti que ya verás cómo se pasa y bien.
    El bizcocho es de lo más original. Si el helado es casero, ya ni te cuento. Sencillo y rico. Me han entrado ganas de probarlo sin azúcar y con un helado mío. Justo tengo uno publicado hoy y es de aprovechamiento. Vamos, que al revés que tú: tu bizcocho es a partir de un resto de helado y mi helado, consecuencia de un pudin.
    Cuídate mucho y un besazo.

    ResponderEliminar
  16. Hola, Cuca.En Septiembre en casa experimentamos una diáspora. Mis tres hijas se dedican a la enseñanza. La mayor profesora de musica en Marbella, la segunda de comunicación audiovisual en Málaga y la tercera de lengua y literatura en Canarias. Me quedo con el más pequeño que tiene 9 meses, desde las siete de la mañana. No me importa porque mi hija solo trabaja media jornada y también lo hice con el mayor que tiene 5 años y va al colegio donde trabaja su madre. No te preocupes por Lara estará contenta y bien atendida. Tu bizcocho una sorpresa, debe de estar muy rico.
    Besos, Carmina.

    ResponderEliminar
  17. Seguro que Lara se adapta bien a la guarderia ya veras, el bizcocho muy original lo probare seguro besitos

    ResponderEliminar
  18. Cuca querida, una de las cosas que más me gustan de tener amigos por todas partes del mundo, con esta aventura de abrir las puertas de nuestras cocinas, es que (además de las diferencias de culturas y costumbres que podemos apreciar y disfrutar en algunos casos) la oposición drástica de estaciones respecto de hemisferios norte-sur me parecen de lo más enriquecedoras: Por ejemplo, leía que te gusta septiembre por la vuelta al cole, la calma tras el verano, los días algo más cortos… y pensaba cuánto me gusta septiembre porque ya empezamos a ver todo florecido, los días que se alargan y las tardes que nos invitan a disfrutar del sol al aire libre y las reuniones con amigos; incluso, nos vamos ilusionando con que, en algunos meses más, las vacaciones de verano nos estarán esperando. En fin… ¡Qué vivan las diferencias que enriquecen nuestras experiencias y contactos! ;)
    En cuanto a tu receta, me parece de lo más tentadora y sencilla; de modo que puede aplicarse como preparación de aprovechamiento para darle curso al helado que nos va quedando al terminar el verano; pero, también para preparar en cualquier momento del año (por ejemplo, aquí, en la Argentina, se come helado todo el año: invierno incluido – de hecho, tengo ahora mismo y con temperatura bien bajas helado en mi freezer - ).
    Respecto de Lara, estoy segura que se adaptará muy bien a la guardería y que todo resultará muy bien, ya que – por lo que contás – la estás dejando en muy buenas manos.
    Disculpá mi comentario tan largo. Te envío un cariño enorme para vos y otro para la pequeña Lara.

    ResponderEliminar
  19. Que bizcocho más curioso Cuca, nunca se me habría ocurrido preparar uno con helado. Me lo apunto aunque yo no soy mucho de comer helados en casa.
    Por cierto que vaya muy bien la adaptación a Lara en la guarde, seguro que se queda encantada :)

    ResponderEliminar
  20. La vainilla me chifla, es como la canela ... Su olor se adhiere a mis entrañas y hace que su recuerdo me provoque una sonrisa.

    Lo mejor es que es la prueba de que la infancia marca

    Un abrazo a tu luz Cuca

    Me llevo un trozo

    ResponderEliminar
  21. ¡Animo Cuca!... el tema guardería no es difícil para los niños... lo es para las madres!!!! Ella estará bien ya verás.
    En cuanto al bizcocho... mira que he oido veces hablar de hacerlo con helado pero nunca me acuerdo. Es la hora de probarlo!
    Bsss

    ResponderEliminar
  22. Tú preocupación es normal, verás que contenta se queda Lara en cuanto vea a sus 'compis', y sobre todo nuevos juguetes, vamos que no va a querer irse a casa jijiji.
    Recuerdo la etapa en que mi cuñada dejaba a mi sobrino, este no paraba de llorar, y optó por dejarle tan duro trance a mi cuñado. En tres días se solucionó el drama.
    Ya nos contarás...
    Qué bizcocho más original, la verdad es que es casi imposible encontrar en una esquina de mi congelador algún helado 'olvidado', dura un día, dos como mucho. Igualmente lo tendré en cuenta y cuando vea una oferta de helado lo pruebo. Eso sí no quiero pensar las calorías que lleva este bizcocho, pero debe quedar muy rico.
    Un besito
    Sil

    ResponderEliminar
  23. Guapísima...ya verás que Lara se adapta perfectamente a la guardería....es una niña feliz seguro.....no te preocupes que te queda mucho camino por andar y tómatelo con calma...el mío tiene 25 y me acaba de colgar la segunda carrera así que no estoy muy "pallá".....pero eso sí, es el mejor niño del mundo y mira, es su vida y punto.....estos chica son PARA TODA LA VIDA......voy llegando poco a poco. MIL BESOS...(la receta ni la comento que estoy a lechuga)....jeje...
    Cuídate...y ánimo....has hecho bien, a las abuelas no se les puede dejar todo que ya están cansadas aunque digan que no.
    Marialuisa

    ResponderEliminar
  24. ¡Hola Cuca!
    Ya estoy de vuelta, y con ganas de visitar a mis chicas favoritas, je, je, je...
    no te preocupes que seguro que Lara, ni se entera de tu ausencia, es increíble el poder de adaptación que tienen los niños a esa edad, las costumbres se olvidan y se adquieren nuevos hábitos en cuestión de horas.
    Creo que tú lo sufrirás más que ella, ja, ja, ja...
    A mi la edad escolar me pilla lejos ya, pero aún me gusta oir a los críos pasar por las mañanas temprano con sus mochilas arrastradas por esas ruedecitas que tan usuales se han hecho, y que caracteriza el sonido de los días entre semana.
    El bizcocho seguro que es una delicia, por cierto que me he acordado de ti y de tus consejos de guardar los restos en el frigo, porque no suelo hacerlo y esta semana he tenido que tirar unos muffins de arándanos fantásticos, porque se estropearon por el calor, lo que me dió mucho coraje, y no hubiera sucedido si te hubiese hecho caso.
    Mea culpa, prometo no volver a hacerlo, jejeje...
    Besos

    ResponderEliminar
  25. Je ,je seguro que tú vas a sugrir más que tu niña. A mi me ocurrió igual hace bastantes años.... ese helado de bizcocho debe estar... para comerselo. Me lo apunto. Te espero en mi nuevo post

    ResponderEliminar
  26. Je ,je seguro que tú vas a sugrir más que tu niña. A mi me ocurrió igual hace bastantes años.... ese helado de bizcocho debe estar... para comerselo. Me lo apunto. Te espero en mi nuevo post

    ResponderEliminar
  27. A mi Septiembre me ha gustado siempre, cuando mis hijos eran pequeños por la vuelta al cole, y ahora por la tranquilidad y lo bonito que está el mar este mes, yo me quedo hasta Octubre en la playa....sin turistas, ruidos....el amanecer de este mes sobre el mar me encanta!!!
    Hablando del bizcocho, delicioso y muy original, que buena idea la de utilizar los helados que sobran, aunque aquí aún hace calor, pero para más adelante irá de categoría!!
    Un bst.

    ResponderEliminar
  28. De vainilla ya me gusta!!
    Un saludito

    ResponderEliminar
  29. Cuca , un bizcocho muy original y seguro que super rico
    besinos

    ResponderEliminar
  30. Cuca te pasa como a mi, me gusta volver a la rutina sino me siento en descontrol total jajaja, yo creo que tengo un problema. Por la peque no te preocupes que ya veras como se adapta enseguida, vas a "sufrir" más tu por tener que dejarla que ella que se lo pasara pipa ya veras; tiempo y tomar la nueva rutina. Y con respecto a este bizcocho maravilloso que decirte, que me llevo enterito a mi casa porque cae seguro, tiene que tener un sabor delicioso.

    Un besazo ^-^

    ResponderEliminar
  31. Hola Cuca;que tal te va?? veo que con tu nena sigues tan ilusionada y es que no es para menos, el bizcocho divino y con helado me has dejado anonadada, en mi vida lo hubiera pensado, te quedo delicioso seguro...Bess

    ResponderEliminar
  32. Curioso bizcocho hecho con helado, tomo buena nota y ya te cuento. Un besazo.

    ResponderEliminar
  33. Pues a disfrutar de esa experiencia. El bizcocho apetecible cien por cien.

    ResponderEliminar
  34. Tiene que estar riquísimo!! yo también esperaba septiembre pero no con tanta calor!! es normal que tengas mariposas en el estomago al pensar en la guarderia, seguro que se adapta perfectamente
    Besos
    Besos

    ResponderEliminar
  35. Qué rico! Y qué fácil! Sin huevo ni nada! Mañana mismo me pongo manos a la obra... Qué estos días de septiembre están siendo más calurosos que en agosto!

    ResponderEliminar
  36. Tiene una pinta muy muy rica :)

    A nosotros también nos pasa lo mismo, mucho calor ahora, así que supongo que un bizcochito de helado de vainilla nos irá genial :)

    ResponderEliminar
  37. Un bizcocho riquísimo, no se me hubiera ocurrido hacerlo con helado pero veo que queda fantástico, lo probaré ! Tus miedos son normales pero pronto veras que Lara se acostumbra a la guardería e iré encantada, biquiños

    ResponderEliminar
  38. Me ha encantado esta receta, es sencilla y original. ¡Qué ilusión que Lara empiece la guardería!, seguro que estará encantada, los niños quieren niños. Ya nos irás contando

    ResponderEliminar
  39. ¡Hola Cuca!

    El que esté en la guardería Lara le va ayudar mucho, sé que la extrañaras pero como tú dices es un buen centro, y estará muy bien cuidada. Saúl siempre se quedó en casa, hasta que entró al preescolar. Él nunca lloró y le encantaba ir a la escuela, aunque habían ciertas situaciones que le costaban un poco, sobre todo en los primeros meses. Una de ellas era que quería hacer su santa voluntad, jajaj. Ahorita ya está en el inicio de su segundo año y ya le va muy bien.
    Como vez todas las situaciones tienen sus pros y sus contras. Pero al final lo que importa es que nuestros niños estén contentos y felices sea cual sea el lugar donde estén.

    Y la receta de hoy me tiene impresionada, nunca había visto helado en una mezcla de bizcocho, debió ser toda una sensación en tu casa. Me tiene muy intrigada, ¡lo tengo que probar!

    ¡Un abrazo grande!

    ResponderEliminar
  40. Que bizcocho tan bueno, me apunto la receta y me pongo de seguidora, un saludo de sole

    ResponderEliminar
  41. qué bizcocho tan rico guapa, me encantan los bizcochos caseros y hacerlos las tardes de domingo, mmmm!!!
    me alegra mucho que Lara vaya tan contenta a la guarde :) Estoy segura de que está en las mejores manos cuando vosotros no estáis. Seguro que cuando llegas a casa después del trabajo te la comes a besos!!!
    Un besito gigante guapa!
    Marta

    ResponderEliminar
  42. Por cierto, me encanta el nuevo diseño del blog!!! muakk

    ResponderEliminar

Ya que has llegado hasta aquí quédate un ratito más y déjame un comentario ¡es lo que le da vida al blog y así puedo saber que has estado aquí y visitarte!
Si has decidido quedarte en mi cocina ¡bienvenido! y si eres ya un veterano ¡gracias por seguir aquí día a día!