lunes, 15 de junio de 2015

Crumble de moras

La primavera y yo no somos compatibles. Ella es la reina del polen y yo soy la reina de las alergias así que nuestra convivencia es bien complicada y yo siempre estoy deseando que acabe cuanto antes (porque además el principio del verano supone el cambio de horario en mi trabajo y a las tres de la tarde soy libre ¡ya me queda menos! ¡puedo contar los madrugones!)

Sin embargo hay una cosa que me gusta de la primavera y es que trae consigo mucha variedad de frutas de temporada, algunas de las cuales, como estas moras las podemos encontrar gratis, y cuando digo gratis no me refiero a cogerlas cuando el dueño del árbol no nos ve (que esa forma de gratuidad es bastante dudosa) sino que me refiero a que hay muchas moreras en los parques y en algunas calles y que podemos aprovechar las moras que a mí me da mucha pena verlas tiradas en el suelo sin que se les saque ningún partido.

Precisamente en la avenida que lleva a mi casa hay una morera enorme y desde hace un par de semanas tiene sus frutos maduros. Es horrible pasar por debajo de ella ahora porque la acera está llena de moras maduras que se han ido cayendo y han formado una pasta.

Sin embargo mi marido y yo nos armamos de valor el sábado a última hora de la tarde y allá que nos fuimos a recoger moras, aunque yo era más un apoyo que una recolectora, porque a duras penas llegaba a recoger ninguna ¡menos mal que mi costillo es muy alto! No entraré en detalles del color que volvieron los bordes de las suelas de las zapatillas porque prefiero no recordarlo.

Igual alguno estaréis pensando que os daría vergüenza ¡pues yo me lo pasé estupendamente y me volví a casa con una buena carga de moras! ¡Y la mar de contenta! porque en mi pueblo es complicado encontrarlas naturales en las fruterías o los supermercados y si alguna vez las encuentras parece que estés comprando platino.

Es un gustazo repostear con moras y con las más maduras decidí preparar un crumble que se prepara en un pispás, es ideal para aprovechar la fruta más madura, está muy rico, necesitas cuatro ingredientes contados de los que casi siempre hay en casa y no tiene complicación.

Esta vez probé una receta nueva para el streussel pero me ha gustado menos porque hay que refrigerarlo aunque de sabor está espectacular. Si no tenéis tiempo o ganas de refrigerar podéis usar la receta que utilicé para el crumble de fresas o si lo preparáis en gran cantidad usad la del crumble de peras

La receta es de lo más simple, básica a más no poder, así que no hay excusas para dejar de prepararla aunque no entréis en la cocina más que a poneros un vaso de leche. Ya lo he dicho en otras ocasiones, tardo más en contarlo que en hacerlo, pero ¡no os voy a dejar sin receta!


Con esta receta participo de nuevo en el 6º reto BBSS El frescales de mi compañera y amiga Marisa porque me parece una iniciativa estupenda de la que quiero ser parte y poner mi granito de arena para difundirla. Hoy es el último día para aportar recetas a este reto, pero en nada habrá uno nuevo y espero que forméis parte de él. Como siempre os animo a que visitéis la página del reto y toméis buena nota de todas las ideas fantásticas y deliciosas para elaborar platos sanos, ligeros, económicos ¡y sobre todo muy fresquitos para este verano!

6º Reto BBSS

Ingredientes:

* 250 gramos de moras negras
* Dos cucharadas de azúcar moreno
* El zumo de medio limón pequeño
* 60 gramos de mantequilla o margarina
* 60 gramos de azúcar moreno
* 60 gramos de harina de repostería


Elaboración:

1. Lavamos bien las moras (especialmente si son cogidas directamente del árbol como las mías) las ponemos en un bol, les añadimos el zumo de limón y las dos cucharadas de azúcar moreno. Mezclamos bien y dejamos reposar.

2. Para preparar el crumble ponemos en otro bol la mantequilla a temperatura ambiente, el azúcar moreno y la harina y mezclamos hasta obtener una masa homogénea. La hacemos una bola, la envolvemos en papel film y guardamos en el frigorífico o en el congelador hasta que endurezca y la podamos rallar con un rallador de cocina.

3. Distribuimos las moras entre los cacharros que hayamos elegido para hornear el crumble. Si lo vamos a hacer en un molde más grande podemos mezclar la fruta con el azúcar y el limón directamente en el molde.

4. Sacamos la masa del frigorífico, la rallamos y cubrimos totalmente la fruta de nuestros moldes. Si preferís no esperar en lugar de rallar la masa podéis desmenuzarla a pellizcos recién hecha, así tendréis listo el crumble en un momento.

5. Metemos en el horno precalentado a 180º C y horneamos durante unos 30 minutos aproximadamente o hasta que veamos el streussel dorado y crujiente. Si es que queda streussel visible y no ha sido engullido por las moras al hornearse (no me digáis que no es bonito el borde del crumble ¡y lo rico que está!)

6. Dejamos enfriar antes de comerlo. Lo podemos tomar templado o frío. A mí este me ha encantado frío, creo que se potencia el sabor bastante al tener tiempo de integrarse la mermelada en la que se convierte la fruta en el horno y el streussel


Con las cantidades que os he dado salen cuatro ramequines como los que véis en la foto (bueno, sólo hay tres porque el cuarto no llegó) que son de unos 9 centímetros de diámetro. Estaban llenos casi hasta el borde cuando los preparé pero las moras perdieron mucho al pasar por el horno, así que no tengáis miedo en llenar vuestro molde.

Siento que las fotos no sean más nítidas ni más claras, pero es que tengo la negra y no llueve nunca salvo cuando yo tengo que hacer las fotos para el blog (que ese es uno de los motivos de que un bol de crumble no llegase a la foto, que nos lo zampamos mientras esperábamos a que se marchara la tormenta que por cierto no se marchó)

Ah! y si no tenéis moreras cerca de casa y os apetece disfrutar de moras os recomiendo un paseo por el campo a partir de mediados de agosto o principios de septiembre para buscar zarzamoras o lo que es lo mismo moras de zarzas. A mí me gustan quizá más que las de morera, porque tienen un punto ácido más interesante, aunque las de morera son más cómodas de coger y no te andas pinchando.

Quiero daros las gracias a todos los que os habéis interesado por la salud de mi padre y habéis dejado mensajes de ánimo. Sigue en el hospital, pero cada día que pasa falta un poco menos para que vuelva a casa ¡no hay que dejar de ser positivos! Gracias de corazón por vuestras palabras

 Manos a la masa y ¡bon appètit!




43 comentarios:

  1. Como siempre me dejas babeando con tus recetas me encantan.MUCHOS BESOS DE LAS RECETAS TRADICIONALES DE COCINA.

    ResponderEliminar
  2. Que ricas, en el congelador tengo moras que me regalo una amiga. haber si lo hago que tiene muy buena pinta. bssss

    ResponderEliminar
  3. Me gusta una crumble más que a un tonto un lápiz, pero de moras aún no la he hecho, precisamente por lo que dices de que no es fácil encontrarlas y cuando lo haces cuestan más que las gambas. Como vea yo un árbol por alguna parte, hago como tú y lo dejo pelao. Te ha quedado de rechupete, hoy vas a disfrutar de lo lindo, por lo menos yo lo haría.
    Bss

    ResponderEliminar
  4. Querida Cuca. Esperaba con muchas ganas esta receta, de la que me contaste lo justo. Toda una aventura para conseguir un bocado delicioso y sencillo.
    Me gustan mucho las moras, todas. Tengo de las otras congeladas y seguro que podré utilizarlas adaptando tu receta.
    Muchas gracias por repetir en el BBSS y más, sabiendo lo complicado que lo tienes.
    Me alegro de que tu padre vaya mejor y espero que pronto disfrutes de él ya en casa.
    Muchos BBSSos.

    ResponderEliminar
  5. Hola Cuca!!! a mí tampoco me gusta mucho la primavera, porque siempre me influye mucho en el estado anímico y me pongo muy melancólica, pero al igual que a ti me gusta porque trae mucha variedad de frutas, me encantaría ir a recoger moras, yo suelo ir algunas veces con mis padres a por espárragos, pero moras por aquí no encuentro aunque seguiré investigando. En cuanto a tu receta te ha quedado deliciosa con ese color que le aporta las moras, Mmmmm... qué rico!! te han quedado unos vasitos deliciosos!! Besotes

    Elena

    ResponderEliminar
  6. Me requetechifla!!!!
    Es que los crumble me gustan muchísimo ya sean con la fruta que sean. El toque migoso y crujiente... ummmmmm Y las moras deseando estoy cogerlas silvestres como el año pasado que me hizo muchísima ilusión. Esperaré a Septiembre para preparar tu receta ;)
    Un besote y feliz comienzo de semana

    ResponderEliminar
  7. Una receta estupenda. Es una suerte tener moras cerca de casa. Ya sea con moras, fresas o cualquier otra fruta, me parece que quedará buenísimo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Ayy si me hija te viera esta receta, con lo que le gusta las moras y todos los frutos rojos en general, además a la pobre le pasa como a ti, la alergia la trae de los mil demonios y encima en temporada de exámenes finales.En fin... todo no puede ser.

    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Con lo que me gustan las moras a mi pero tendremos que esperar finales del verano para disfrutar con ellas.
    En crumble tienen que ser una pasada!!!
    Besos y feliz semana,
    Palmira

    ResponderEliminar
  10. Vaya, lamento que estés padeciendo tanto las alergias... Por si te sirve de algo, te diré que no hay mayor placer que empezar la semana con una de tus ricas recetas!!!

    Un beso y feliz día
    Le Style et Moi

    ResponderEliminar
  11. tengo que decirte que no soy amante de las moras tengo dos morales en el campo y no consigo comer, a mi madre le gustaban pero yo soy anti y no se si me gustaria, he de decirte que mis pajaritos estan la mar de contentos ellos si que se ponen morados, nunca mejor dicho bessssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pepa igual no te gustan las moras "al natural" y las pones en alguna receta y te encantan. Aunque por supuesto no pasa nada, no siempre nos puede gustar todo lo que se publica ¡a ver si con la próxima receta acierto contigo!

      ¡Feliz semana!

      Eliminar
  12. ¡¡Hola Cuca!! Por aquí no hay moreras, así que me tengo que esperar a septiembre para recoger las de las zarzas. Además, las de moreras suele tener un sabor más dulzón que el de las zarzas, con lo que los postres con ellas, salen más suaves y ricos. Y así te habrá quedado este crumble, ¡¡riquísimo!! Es cierto que es más fácil hacerlo que explicarlo, así que nos vamos a tener que poner manos a la obra enseguida porque yo tengo congeladas de las que cogí el año pasado.
    Y ánimo, que ya no te queda casi nada para el horario de verano. Besitos.

    ResponderEliminar
  13. Cuca, este es mi postre. No es excesivamente dulce; has utilizado el azúcar moreno , que es el que me gusta y el sabor a mora, una delicia. Hay que animarse y hacerlo. Es rapidito y rico. Feliz semana. Besotes.

    ResponderEliminar
  14. Madre mía que buena pinta tiene esto!!!!!!!! me encantan las moras!!!!!!!. Mucho ánimo con esa alergia, yo tengo suerte porque no la sufro, pero veo todos los años a mi mami y no sabes como te entiendo.

    Que envidia lo de tu jornada reducida estival!!!!!!!!!!!! a disfrutarla a tope.

    Besos

    ResponderEliminar
  15. Hola Cuca, te doy un 10! para esta receta, a mi me encantan los crumbles, y si son con moras naturales y ecológicas como estas tuyas mucho mejor... se ve delicioso y el olor seguro que era magnífico. Te felicito. Un beso grande y me alegro que tu padre se vaya recuperando poco a poco.

    ResponderEliminar
  16. Fíjate que yo había escuchado que se comían y mi padre tiene dos en su casa y nunca se me ha ocurrido ni probarlas, ni a mi ni a mi familia, pero claro después de esta receta no me queda mas remedio que hacerlo!!
    Un beso

    ResponderEliminar
  17. Que ricos crumbles!!! Me guardo esta delicia de receta!!
    Bs!

    ResponderEliminar
  18. Cuca, primero que nada, me alegra mucho saber que a tu padre cada día le queda menos de internación (yo también quiero ser positiva y pensar como vos para alegrarnos juntas cuando sea realidad). Luego, qué te puedo decir de tu receta si el crumble es uno de mis postres favoritos (mucha fruta y una capa deliciosa de masa-no masa a la que le podemos añadir también semillas y cereales)... Pero, si además, lo preparás con moras, me derrito de amor porque me encantan. ¡Qué rico y qué ganas de estirar la mano para probar un bocado!
    Te leía contándonos cómo fueron a recolectarlas con tu marido y recordaba que unos años atrás, a unas pocas cuadras de la casa en la que vivíamos por entonces, había dos moreras enormes en plena calle, repletas de frutos deliciosos y los fines de semana, mi marido y mi hijo volvían con bolsas llenas de sabrosas, frescas y regordetas moras que habían juntado felices de la vida.
    Un beso grande y muchas fuerzas para que todo continúe mejorando.

    ResponderEliminar
  19. Las fotos son lo de menos, ese postre tiene que estar de muerte, y me encanta lo fácil que lo haces, me lo apunto ya, un besote.

    ResponderEliminar
  20. Se ve de escándalo, que rica debe estar!!! me encanta!!!!te ha quedado fantástica. Besitosss.

    ResponderEliminar
  21. Habrá que experimentarlo. Lo de las moreras en las ciudades es una cochinada. ese experimento también lo tienen en algún barrio de la ciudad y mejor sortearlo.

    ResponderEliminar
  22. Ay, Cuca, vergüenza me da, no sabía nada de que tu padre estuviera mal y en el hospital!! Lo siento mucho y no sé cómo se me habrá pasado! me alegro mucho que vaya mejorando y sobre todo que pronto esté en casa y que podáis disfrutar de él!! Ya no se me olvida te lo aseguro!!
    La receta de moras debe estar deliciosa , yo las recojo silvestres en agosto cerca de casa, el año pasado preparé helado de moras y la tuya me la guardo en pendientes!! un beso cariño!!

    ResponderEliminar
  23. Hola Cuca, desde luego delicioso y mira que no sabia que la morera daba esos frutos pensé que solo daba hojas para los gusanos de seda, yo ignorante de mi pensé que las únicas moras eran las de las zarzas, será porque por aquí no hay esa clase de árbol, yo nunca lo he visto además, pero bueno el cumbre me parece delicioso y es un postre que nos gusta mucho. Me alegro un montón que tu padre vaya cada vez mejor , muchos cariño.
    Un besito y feliz semana.

    ResponderEliminar
  24. Me alegro que tu padre este mejor y ya pronto en casa,perdóname que no te haya dicho nada,ha sido imperdonable por mi parte,pues las amigas están para apoyarnos en los momentos difíciles.......lo siento cariño!!!!
    En cuanto al crumble una delicia,aquí es difícil encontrar las moras,pero las buscare
    Besitos,besitos y besitos para tí y tu padre!!!

    ResponderEliminar
  25. Hola! Aquí hasta mediados de verano no tenemos moras así que nos lo apuntamos! Besis

    ResponderEliminar
  26. De moras, me encantan!!
    Un saludito

    ResponderEliminar
  27. Hola Cuca, ánimos que ya verás como pasa todo pronto y tu papi vuelve a casa como nuevo, para eso lo tenéis en el taller, je, je, je.
    El crumble perfecto, y con las moras recién cogidas, mejor todavía, aquí en Sevilla también se encuentran moreras en algunas calles, yo precisamente tengo una en la misma puerta de casa, pero aún es tan joven que no da casi fruto, y las grandes es lo que tu dices, están tan altas, que es toda una odisea hacerse con las moras. Igual me saco las escaleras grandes del garaje, y le doy una buena batida, por la noche cuando los vecinos no me vean y se rían de mi, je, je, je...besos!!!

    ResponderEliminar
  28. jajjaja Cuca estaba leyendo y os imaginaba a los dos cogiendo las moras, yo me lo pasaria pipa , que buenooooo.. ya hace mucho que no las pruebo, por que cuando vamos al pueblo no cincido con ellas o pasadas o verdes, haber si doy con el momento adecuado, por que vamos muy poco y las moras me chiflan, me imagino lo bueno que tendria quee estar ese crumble, Animos con tu padre que viene el buen tiempo y a todo ayuda ya veras, bikiños

    ResponderEliminar
  29. Un postre fino para una ocasión especial, es sencillo pero creo que el toque de moras lo hace elegante y quedo con ganas de probar. Crumble delicioso.
    Una pronta recuperación para tu papa. Bss.

    ResponderEliminar
  30. me encanta ir a cojer moras , aunque venga llena de arañazos, el crumble te ha quedado de lujo
    besitos

    ResponderEliminar
  31. Estas moras de árbol son más dulces y menos ácidas que las de zarza, aunque yo las de los parques no me dan mucha confianza, no sé qué productos les echan, por si acaso no me fío y por eso hace bastante que no las como, y como tú dices en las fruterías no se venden. Habrá que buscar en algún bosque a ver si las hay que tu crumble tiene muy buena pinta, aunque seguro que me las comería antes de poder hacer nada con ellas.
    Besos.

    ResponderEliminar
  32. Hola Cuca!!
    Cuanto tiempo, después de la mudanza sigo sin Internet y con mucho trabajo y no he podido visitaros ni dedicarme a mi blog.
    Si todo va bien tengo algunas recetas que colgar a ver si me puedo escapar a casa de mis papis y las cuelgo.
    La receta me ha encantado, así que seguro que la pruebe de hacer.
    Un beso enorme!

    ResponderEliminar
  33. Moraaaaaaas ummmmmmmmmmm de muerte relenta seguro con lo que me gustan las moras de arbol y aqui no las hay que pena no poder meter la mano te han quedado divinisimos.
    Bicos mil wapa.

    ResponderEliminar
  34. a mi también me encanta ir a coger moras, me acuerdo de pequeña que me iba con mis primos y volvíamos morados morados por fuera y por dentro, que conste que aún sigo yendo...una pinta increíble tu receta, tomo nota!

    ResponderEliminar
  35. Hija, qué suerte, yo no conozco ningún lugar para coger moras gratis y las tengo que pagar a precio de oro la cajita, y pequeñísima! En fin, el crumble de manzana me encanta y lo hago muchas veces en casa, el de moras no he tenido el gusto pero tiene que estar delicioso!
    Un besazo guapa, y me alegro mucho de que tu padre vaya mejorando.

    ResponderEliminar
  36. A mi me hace una ilusión tremenda encontrarme moras y volver a casa con una bolsita llena, aunque eso pocas veces ocurre. Siendo tan fácil el crumble y tan rico como me imagino no hay excusa que valga, lo prepararé más pronto que tarde.
    Me alegro que tengas una actitud positiva, ya verás cómo enseguida tienes de nuevo a tu padre en casa.
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  37. Aqui , vengo ,escondida entre cortinas para que no me vean llevandome el tupper lleno de Crumble...paíssss...anda pues yo zarzamoras si cocinaba pero moras de morera no se me hubiera ocurrido y mira que me han dado indigestiones de hartarme de ellas...claro, no todo iba a ser coger hojas para los gusanos de seda,jajaja
    He leido que tu padre estaba ingresado, espero que se este recuperando y paseis un buen verano
    Un besazo y animo, seguro que con un postre de estos se recupera antes

    ResponderEliminar
  38. Hola Cuca. Como te he dicho no hace mucho iba a pasar por esta entrada para leerla con más detenimiento ya que cuando la he ojeado, de ojo no de hoja jj, has hecho que los recuerdos vuelvan a mi mente. Y es que cuando era más joven, bastante más que ahora jj, cuando en el verano nos íbamos al pueblo de mi padre, una de las cosas con las que más disfrutábamos era recoger moras de la morera. Las había blancas y negras y su sabor era delicioso. Luego ya por agosto, pasábamos en el pueblo desde junio hasta mitad de septiembre, fechas en las que se celebraban las fiestas, las moras daban paso a las moras de zarza, otra de las frutas que más me gusta. Paseábamos por la carretera, por entonces, los coches eran artículo de lujo jj así que no había mucho peligro, más había si te encontrabas con algún mulo, caballo o burro cuando volvían de finalizar las tareas del campo. En las zarzas próximas a las lindes de la carretera cogíamos las moras, eso sí, con la preocupación de no pincharte porque púas tenían y muchas jj.
    Pasemos un tupido velo y centrémonos en esta receta.
    Receta que si con otra fruta está deliciosa no me cabe duda de que con estas moras estará exquisita. la boca se me ha hecho agua al imaginar su sabor. Toda una tentación.
    Confío en que tu padre siga con su recuperación y a ser posible de la forma más rápida.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  39. Yo estaba igual hace unos años con la alergia Cuca, a tal punto que casi casi me incapacitaba, y me tenia tumbada en el sillón. Fue hasta que me empece a inyectar y con sólo una tenía para toda la temporada, tres años seguidos lo hice y de repente la alergia se fue para siempre, buenos al menos ya tengo 6 años sin los terribles síntomas.

    Pero que suerte el tener moras gratis, donde vivo todas las berries son muy caras excepto por las fresas cuando están en temporada. Yo las tengo que estar casando cuando están en descuento o comprarlas en Estados Unidos, que por lo regular están más baratas. Y lo más chistoso es que la mayoría son importadas de México, así que compro berries en E.U.A provenientes de mi país.

    Una receta muy rica, que deja ver en todo su esplendor el sabor de las moras. Me la guardo en mi lista.

    Cuca te mando toda mi buena vibra para que se recupere pronto y veras que pronto tendrás a tu papá en casa.


    ¡Un abrazo y beso grande!



    ResponderEliminar
  40. ¡Que me vuelvo loca yo con un crumble! ¡Ay, lo que me gustan! (yo como si fuera tonta jajajaja) El único problema es que las moras me gustan más y cuando las compro no llega a casa ni una jajajaj me las voy comiendo por el camino. Pero en cuanto vaya al pueblo a Galicia y haga recolección de moras de zarza (que son mis favoritas) ya te digo yo que van a acabar arropadas con un crujiente y en mi barriga ¡Qué bueno! Y el resto, ¡a mis tarros de mermelada! (aunque luego me la como a cucharadas y tampoco llega a las tostadas) jajajaj Un besazo!

    ResponderEliminar

Ya que has llegado hasta aquí quédate un ratito más y déjame un comentario ¡es lo que le da vida al blog y así puedo saber que has estado aquí y visitarte!
Si has decidido quedarte en mi cocina ¡bienvenido! y si eres ya un veterano ¡gracias por seguir aquí día a día!